La materia prima principal de nuestros productos proviene de la tierra, de fuentes renovables, es reciclable y biodegradable. Esto permite que su ciclo de vida se pueda extender, de modo que se prolonga su uso y se reducen los residuos generados.

El 63 % de la fibra utilizada para la producción de papel y cartón en Colombia proviene de la recolección de desperdicios posconsumo de estos productos.

La fibra virgen proviene de madera de plantaciones forestales certificadas en manejo sostenible y bagazo de caña, residuo de la producción agroindustrial de azúcar o biocombustibles.

El total del papel y cartón recolectados en 2015 fue de 786.674 toneladas. La recolección creció 1,3 % respecto a la de 2014: 31 %  en papeles blancos para la producción de papeles suaves;  y  en 69 % cartones para la producción de papel para empaques.

Sin fibra virgen sencillamente no hay papel.

Para iniciar el ciclo de vida del papel, la industria necesita aprovisionarse de fibra virgen, ya que la fibra se degrada después de varios ciclos de reutilización y pierde las propiedades necesarias para formar la hoja de papel. Esto significa que, sin importar la efectividad de la gestión de recuperación y recolección de material para reciclar, siempre es necesaria la fuente primaria de materia prima. La buena noticia es que esta actividad forestal, realizada de una manera responsable, trae grandes beneficios sociales y ambientales al país. Sus impactos positivos, como las plantaciones, se prolongan a lo largo del tiempo.

Se estima que hoy se necesita hasta un 48 % de fibra nueva para mantener en marcha el ciclo de fibra global.

Se ha generado la percepción errada de que solo se debe utilizar papel reciclado en la producción de papel. La verdad es que se necesita papel proveniente de fibras vírgenes de madera o caña de azúcar para iniciar el ciclo del papel. De hecho, mantener los residuos de papel dentro del ciclo y asegurar que las fibras permanezcan disponibles para volverse a usar en la fabricación es clave para la sostenibilidad.

“Algunas calidades de papel, tales como papel de imprenta y empaque pueden emplear hasta el 100% de fibra reciclada para su elaboración. Sin embargo, debido a requisitos de alta calidad, el papel para reciclar no es adecuado para su uso en todas las calidades de papel, como papeles finos. A pesar de que este tipo de papel rara vez es elaborado a partir de fibras recicladas, es una excelente e importante fuente de materia prima en el proceso de reciclaje“

Euro-Graph, Paper and Environment Brochure (Two Sides UK, 2016).