La función del empaque es proteger y estar alineado con lo que el cliente quiere comunicar al consumidor final. En ese sentido, el asunto no radica necesariamente en reducir empaque, sino en utilizar el adecuado para la necesidad del producto y su mercado.