Según informes de la CEPI (Confederación de industrias de papel europeas) la industria de papel y cartón, incluyendo los envases de cartón, ha crecido. De la mano de este fenómeno va el enfoque por la optimización y eficiencia de los recursos, sumado al avance de la bioeconomía.

La estrategia de la bioeconomía ha contribuido a enlazar de mejor manera la producción de la industria papelera y a la vez el cuidado ambiental, recuerda Kar-Henrik Sundström, CEO de Stora Enso y presidente de CEPI que:

“La nueva estrategia de la industria europea del papel define la transformación de la bioeconomía circular, con lo que se hace posible una ganancia sobre la fibra del papel y su valor como insumo de cadena. A la vez que la corriente o auge por el material reciclado en la industria exige un replanteamiento de las condiciones materiales por las que estas se llevan a cabo, la dinámica de la bioeconomía hace de la producción del papel, la pulpa y el cartón un compromiso a la vez que rentable, sustentable en bases del cuidado al entorno”

No obstante, surge la duda, ¿en qué consiste este modelo?  Según Valeria Gregorio, profesora de la Facultat d’ Economia i Empresa de la Universidad de Róvira, se trata de un modelo que prefiere la reutilización de productos y de su reutilización. Por tanto, el reciclaje y la reparación de insumos y materiales funge como la columna vertebral de esta tendencia.

Así mismo, se tiene que la bioeconomía circular es un nuevo paradigma económico que tiene presente la sostenibilidad y que intenta plantear una relación armoniosa entre la economía y el medioambiente, así como con los objetivos sociales implicados.

El plan de acción de este modelo inició en el 2018 cuando la Comisión Europea buscó desarrollar un modelo sostenible y circular, lo que demostró que enfocarse en este tipo de plan resultaba la mejor manera de reducir el impacto medioambiental. Según Peggy Liu, experta en sostenibilidad en China (Davos y WEF), se tiene que:

“Siguiendo la tendencia positiva sobre la producción de la industria, que en el 2017 incrementó en un 1.5% sus ganancias, con un valor de exportaciones que subió un 5.4% e inversiones que exceden el 7,5%, es posible decir que el modelo del mercado de la economía circular ha contribuido a la generación de trabajo y a una reducción de la energía y de la emisión de carbono”.

Según las declaraciones de Liu, tenemos que el prospecto de este paradigma en Europa, deja como resultado el liderazgo de Europa dentro de la tendencia mundial en reciclaje de papel en el mundo. Basándonos en las estadísticas de CEPI, en el 2012 casi 58 millones de toneladas fueron recicladas en tiempo récord. Si se traduce la anterior cifra en términos porcentuales tenemos que el 71,7% de este material fue reciclado entre el 2011 y el 2012. Fechas que consagraron al viejo continente como líder dentro del sector papelero.

De igual manera, la industria de papel, pulpa y cartón de este continente es realmente europea, pues el 82% de las materias primas se obtienen de bosques gestionados para este propósito, y que adicionalmente sostienen un fuerte compromiso con la responsabilidad ambiental.

Así mismo, el papel que se emplea para el reciclaje promueve el compromiso con el sector europeo de proveedores de minerales y químicos, por lo que para la gestión de la industria no se destruyen selvas o ecosistemas derivados.