El que desconoce a la industria papelera seguramente caerá en el error de asociar su labor al tema netamente ambiental y de deforestación a un mismo nivel.  Pero en realidad la industria papelera pertenece a algo llamado economía circular que en pocas palabras es  la producción de residuos que se vuelven un mismo proceso.

Es gracias a esto que la Cadena de Papel se ha tomado el trabajo de informar que en lugar de deforestadores somos reforestadores,  de hecho, los más grandes reforestadores de Colombia. ¿Cómo lo hacemos? Pues bien, usamos un terreno que anteriormente fue usado para agricultura y ganadería para sembrar madera, pino y eucalipto y después de periodos entre los 5 o 13 años y dependiendo del tipo de madera, se cosecha para producir papel.

Es entonces cuando decimos que la industria papelera no arrasa con los bosques del Amazonas, Orinoco o la Costa Pacífica debido a que hacerlo acarrearía cargos legales como cultivo ilícito o una simple ampliación de frontera agrícola que sin duda no es nuestro caso. Son bosques plantados que adicionalmente están volviendo a la tierra por medio del reencause de los ríos y el control del agua previniendo desastres naturales e incluso erosión.

Una forma viable en la que un usuario puede corroborar dicha información es revisando que esté libre de cloro elemental, corroborar el origen de la fibra, si este origen está asociado con madera, que sea certificada en manejo responsable o bien sea la fibra de bagazo de caña o fibra reciclada, o por última instancia cerciorarse  de la certificación FSC (Forest Stewardship Council o Consejo de Administración Forestal). Y ya después de haberlo consumido, ponerlo a disposición del servicio público de aseo de las rutas selectivas que hoy en su mayoría, tiene como actores a los recicladores de oficio que están pasando y llevan a las canales de reciclaje estos residuos de papel y cartón para su reciclaje. Los residuos de papeles suaves no son reciclables, así que estos si se dirigen directamente al relleno sanitario.

Según Isabel Cristina Riveros en una de sus giras de concientización de mitos frente a la industria papelera por varias ciudades del país, “ el tema de la deforestación y el efecto que pueda tener en el uso de los recursos naturales siempre ha sido un punto de preocupación  por parte de los usuarios como el agua y la energía. Pero nosotros a través de la cadena, de las empresas afiliadas a la ANDI y nuestros aliados en otros gremios como ANDIGRAF, Andiarios, Fundalectura, la Cámara Colombiana del Libro”. Estamos apostándole no solo a la reproducción del mensaje erradicador de deforestación sino además la participación de la cadena como actor importante en la economía del país.

Pero hay que entender que ligado al impacto económico estamos en un punto que favorece a todos nuestras empresas implicadas, ya que según las cifras expuestas en el último Informe de Sostenibilidad de la Cámara 2017, en los últimos años hemos podido reducir recursos y aumentando la producción.