El último Informe de Sostenibilidad de la Cámara de la Industria de Pulpa, Papel y Cartón 2017 de la ANDI, mencionó que aunque la cantidad de toneladas de papel y cartón recicladas en el país por año sean 920.622, que sin lugar a dudas es una  cifra “asombrosa”, aún así las empresas presentan un  déficit de material reciclado disponible para sus procesos productivos. Es por esto que para aumentar la tasa de recolección es necesario involucrar a toda la sociedad y articular todos los actores de la cadena.

Es entonces que Cadena de Papel se ha propuesto incentivar en el usuario hábitos de reciclaje por medio de unos sencillos consejos usando elementos tan básicos como lo son, en este caso,  los tubos de cartón. El tubo de cartón es un producto  muy cercano a gran parte de la población colombiana, este pequeño cilindro de cartón  además de estar vinculado de lleno al tema de higiene y limpieza,  también representa orden, seguridad y organización de los productos que en él se envuelven. Estando presente en cada espacio de los hogares como cocina, baños, etc; como en la vida de cada uno de los integrantes de la familia, en las tareas de colegio de los niños hasta los proyectos de los más adultos. Un elemento que permanentemente está a nuestro alcance pero que muchas veces desconocemos sus grandes y variadas utilidades.

El aprovechamiento de elementos como los tubos de cartón más allá que solo enviarlos a la basura, es infinito. Además de la conocida capacidad recreativa y artesanal  que los colegios y jardines  han procurado por  demostrado con el uso de los tubos de cartón para hacer manualidades también pueden ser usados como material de almacenaje. Es bien conocido que a la hora de enviar documentos, planos, posters, fotografías o incluso pañuelos o camisetas dobladas; varios  profesionales, artistas o arquitectos  suelen usar simples tubos de cartón para ser transportados evitando así por este medio que se estropeen.

Adicionalmente los tubos de cartón también pueden ser usados como estantería sofisticada en las paredes de una habitación,  una decoración que usa el reciclaje y la creatividad como diseño estética y ambiental. O como han preferido otros, estos tubos pueden ser apilados para crear una división o estructuras arquitectónicas tal como lo hizo, pero en gran escala , el arquitecto japonés Shigeru Ban en Nueva Zelanda.

Tras ser azotados por un terremoto a  Shigeru Ban se le ocurrió diseñar  una estructura que se apoya en una base de hormigón, con ocho contenedores de transporte que se disponen en la parte superior- cuatro a cada lado- para estabilizar los taludes de la catedral. Estos muros, que se unen por encima del altar, se componen de 96 tubos de cartón. Siendo conocida internacionalmente como La Catedral de Cartón con 6 metros de alto y capacidad para 700 personas ganó en el 2014 el premio Pritzker, un reconocimiento de arquitectura que celebra a los mejores diseños arquitectónicos del mundo. Sobre lo anterior afirma la directora de la industria de Pulpa, Papel  y Cartón que:

Con respecto al cartón tenemos una tasa de recolección del 77% que para ponerlos en términos comparativos significa que Europa está en los niveles del 70 o sea que estar nosotros con una tasa de de reciclaje de papel y cartón del 65% estamos siendo comparables con los europeos. Es entonces que Cadena de Papel quiere invitarlos a todos que aunque sabiéndolo o no hacen parte activa del ciclo de vida del papel y el cartón a que eliminen todos esos mitos sobre el reciclaje y se animen a crear desde una mirada ambiental.

 

Fuentes:

How life unfolds – Paper & Packaging

Keep Truckee Green

Informe de Sosteniblidad 2017 CPPYC