RECICLAJE

El papel se recicla reduciéndolo a pasta de papel y combinándolo con nueva pasta procedente de la madera. Dado que el proceso de reciclaje provoca la ruptura de las fibras, cada vez que se recicla papel la calidad del mismo disminuye, lo que quiere decir que se deben añadir un elevado porcentaje de nuevas fibras, o será sinónimo de productos de menor calidad. Cualquier escrito o coloración del papel se debe primero retirar mediante decoloración.

Casi cualquier tipo de papel se puede reciclar hoy en día, aunque algunos resultan más difíciles de tratar que otros. Los papeles cubiertos con plástico o aluminio, y los papeles encerados, pegados o engomados normalmente no se reciclan por el elevado costo del proceso. Los papeles de regalo tampoco pueden reciclarse debido a su ya de por sí pobre calidad.

La industria del papel supone un efecto en el medio ambiente, tanto con las actividades previas (donde se adquieren y procesan las materias primas), como en las posteriores (impacto de eliminación de residuos). El reciclaje del papel reduce este impacto.

En Colombia la tasa de reciclaje de papel alcanzó el 68 % en 2015. La industria papelera colombiana del papel es líder en reciclaje, y con el mejoramiento de los sistemas de recolección locales, aumentará su tasa de reciclaje aún más.

Las empresas papeleras en Colombia dependen en gran medidade la fibra reciclada como materia prima para la elaboración desus productos. De hecho, la mayoría de la fibra utilizada por esta industria es recuperada.

Por eso, tanto las empresas como la Cámara trabajan proactivamente para incrementar las tasas de recolección, mantener las condiciones de mercado en la comercialización de estos residuos, generar mayores beneficios para todos los actores que participan
en la cadena y acompañar el proceso de formalización y regulación de la actividad en el país.

La mayoría de los fabricantes de pasta de papel llevan a cabo una reforestación para asegurar un continuo abastecimiento de papel. En Colombia, el Consejo de Manejo Forestal (FSC) certifican que el papel hecho de los árboles talados se ajusta a las guías de actuación, asegurando buenas prácticas forestales.

Privacy Preference Center