El libro Estrategia para una nueva industrialización, publicado por la ANDI en 2015, es el resultado de un diagnóstico realizado por Fedesarrollo sobre el verdadero rezago de la industria nacional y sus causas, aunado a un ejercicio de amplias consultas adelantadas por la ANDI con industrias representativas de diver- sos sectores. Esta publicación plantea los principales retos de competitividad que enfrenta la industria en Colombia, que afectan directamente a la industria de pulpa, papel y cartón:

  • Ofrecer productos con valor agregado; contar con empresas sostenibles y con un capital humano capacitado y especializado.
  • Buscar una estructura de costos de operación que permita seguir compitiendo en el contexto global.

Principales retos en relación con los costos de producción:

  • Lograr costos competitivos de los insumos energéticos.
  • Reducir los tiempos y costos de transporte y logística.
  • Contar con un régimen laboral moderno, flexible y competitivo.
  • Buscar un sistema tributario competitivo y equitativo, que estimule el crecimiento y la inversión.
  • Reducir significativamente los trámites.
  • Invertir en innovación. Trabajar en la modernización y la transferencia de tecnología, y en la investigación y el desarrollo aplicados a la innovación, para lograr una diferenciación en el mercado.

En relación con el abastecimiento de materia prima, el ingreso de Colombia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la implementación del Auto 275 de la Corte Constitucional implican un reto para la competitividad del sector, ya que el Gobierno nacional ha iniciado un proceso de reglamentación del sector del reciclaje en aspectos como la definición de un esquema operativo para el servicio público de aprovechamiento, la posible implementación de programas de responsabilidad extendida para los residuos de envases y empaques, la redefinición de los programas de gestión de residuos sólidos por parte de los municipios en cumplimiento de lo establecido en el Decreto 2981 de 2013, entre otros. Todo eso podría modificar las condiciones de mercado vigentes para el aprovisionamiento de papel y cartón posconsumo, que son reciclados para la producción de papeles y cartones.

La revisión o modificación del marco tarifario de energía, los precios de los combustibles y sus condiciones de abastecimiento, los incentivos a la reconversión tecnológica para uso de carbón con menores índices de emisión que permitan aprovechar la ventaja competitiva de abastecimiento del país  o de fuentes energéticas alternativas, la meta asumida por el Gobierno nacional en materia de reducción de emisión de gases de efecto invernado en el marco de la COP21, son elementos que pueden amenazar los resultados en eficiencia energética alcanzados por la industria a la fecha.

El creciente apoyo de ciertos sectores a la iniciativa “cero papel”  basada en los supuestos efectos en contra del ambiente, pero que en realidad busca la eficiencia administrativa a través de la reducción de costos de impresión y la remisión vía correo pone en juego la permanencia de los actores de la cadena de producción, comercialización, distribución, impresión, edición del papel en el mercado, así como la disponibilidad de materia prima.

Aunque muchos de los retos corresponden a factores externos y al contexto del país, hacia el futuro las empresas de la industria seguiremos buscando estrategias para enfrentar los que se nos presenten individualmente y como sector.